Contra la ventana

Te estoy mirando desde la ventana de tu vecina. Esa que sabe que cuando estás solo te sientas desnudo a mirar quién sabe qué cosas en tu computadora portátil blanca. Ella se excita a medias, porque en realidad lo que la pone son las chicas; pero aún así me cuenta de ti, de tu desnudez, … Sigue leyendo Contra la ventana

Anuncios

El problema de desnudarse ante alguien más

Verme en el espejo de alguien con quien he tenido intimidad, ha llegado a ser magnífico o devastador. Lo que sucede durante el acto —creo yo— es perdonable siempre, por muy tímida o salvaje que una haya sido. Lo que deja secuelas permanentes es la sensación que se tiene al recoger la ropa, al vestirse … Sigue leyendo El problema de desnudarse ante alguien más

El revólver en mi escritorio

Desde mi primer día en la clínica, trabajo que me había conseguido mi mamá, las cosas se veían fuera de lo normal. María Elena era la secretaria del doctor Giménez. Era enfermera de profesión. Y a pesar de ser peso completo, se movía sin hacer ruido sobre el piso de madera de los pasillos. Lo … Sigue leyendo El revólver en mi escritorio

Las apariencias engañan

Día uno. Las apariencias suelen engañar. Trabajo con audífonos puestos para que nadie me hable, para escucharles si quiero husmear, para evadirme si necesito dejar de pensar. Mientras diseño la fuente tipográfica que me han confiado para un cliente importante, reviso mis correos y me paseo por alguno que otro blog; y luego vuelvo a … Sigue leyendo Las apariencias engañan

Mi cigarro color fucsia

En las últimas semanas se ha vuelto imposible escribir en mi blog. Este es un nuevo intento, y no sé cómo vaya a salir. De un día para otro me sentí traicionada por el mundo, enojada con las personas de mi derredor; creo que más bien estoy furiosa conmigo misma. Ese día, a media mañana, … Sigue leyendo Mi cigarro color fucsia

Como me como las mitades de naranja

Cuando desperté la noche estaba cayendo. Lulú se había sentado en el silloncito contiguo al mío; no sentí cuando llegó, como tampoco recordaba haber estado viendo una película. Ella traía un vestido muy sencillo de rayón, blanco, con estampado de flores negras. No era muy bonito pero se le veía tan bien que me hice … Sigue leyendo Como me como las mitades de naranja

Persecución

Amanecí observándola. Ella iba casi sin ropa, en lencería y un abrigo abierto que mostraba más que proteger, y yo la veía indestructible y frágil, ajena y cercana. De alguna manera me parecía familiar verla caminar, huyendo entre el tráfico de las mañanas en Nueva York. El perseguidor salió a buscarla y yo me fui … Sigue leyendo Persecución